Autor

Quién ahora les escribe es el otro, aquel quién agradece a Mr. Hyde la fuga repentina de esta realidad abrumadora. Solo en sus dedos y sobre todo en sus ojos, soy libre. Él no sospecha mi existencia (no podría ser de otro modo), así que espero que entiendan mi discreción sobre mi identidad. No piensen en mi, sino como un vagabundo que pasea por noches tan llenas de café y soledad, escapando por caminos circulares que me regresan impíos a mi celda, pero quizás de eso se trate, solo de escapar.

Mr. Hyde, bajo infrecuentes ráfagas de lucidez, sentenciará: “Al otro, a Borges, es a quién le ocurren las cosas”. Ustedes sabrán corregirlo y explicarle que la cosa es exactamente al revés.

Si Mr. Hyde se porta mal, me lo buchonean a mrhydemrhyde@hotmail.com

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: